Per Ardua ad Astra

Tanto gilipollas y tan pocas balas

Una gran verdad

3 comentarios

Antes de nada, nos ponemos en situación. Un amigo me pasa este vídeo del Prof. Wesch, profesor de Antropología en la Universidad Estatal de Kansas. El asunto del correo se llama como esta entrada: “Una gran verdad”. Dado quién me ha remitido el vídeo y quién lo ha hecho, me imagino que será una perla (a pesar del cariño que, como sabéis, profeso a ese tipo de asignaturas).

Termino de verlo, y se me hincha la vena. Me intento tranquilizar, “piensa que eso es en Estados Unidos, que allí son más soplapollas que aquí…”. Lo peor es que he comprobado que hay mucha gente, aquí, que comparte el punto de vista de esos estudiantes. Bueno. Yo no sé hacer vídeos tan elegantes, pero sé aporrear las teclas del ordenador. Así que también voy a dar mi opinión.

Leo el 49% de las lecturas que me mandan / sólo el 26% son relevantes para mi vida -> Pobrecita. Si es que tiene toda la razón: ¿para qué quiero yo leerme un aburrido texto sobre el síndrome de Wegener, que es rarísimo y que además no me va a ayudar a rebajar la hipoteca del piso? Pues, sencillamente, porque la hipoteca del piso es un problema de la vida real: responsabilidad, “cosas de mayores”, michica. Y en la Universidad no te ponen el baberico para recoger lo que se te cae: en la Universidad te enseñan tu profesión. A los ingenieros, a saber qué dijo Fourier. A los médicos, a saber qué es un IECA. Y, claro, obviamente eso no es “relevante para la vida”. Nos ha jodido…

Compro libros de texto de cientos de dólares que nunca abro -> ¿Y tú no sabes que existen las bibliotecas? Si te lo quieres comprar (yo lo hago: soy un fetichista literario), antes le echas un vistazo, lo trasteas un poco para asegurarte. Claro, ahora entiendo por qué al pobre chaval no le llega para la hipoteca, ¡es que se lo pule todo en libros!

Mi vecino pagó la clase pero nunca viene -> ¿Y?

Leeré 8 libros este año … 1281 perfiles de Facebook -> Ehm… esto explica bastantes cosas…

Duermo 7 horas cada noche … Paso 1h30 viendo la tele … Paso 2h en mi móvil … Eso hace un total de 26,5h/día -> Sí, definitivamente tienen que ser de letras. Porque, si supiesen matemáticas, se darían cuenta de que en esa ecuación sobra la tele y bastante del móvil (¿2 horas? joder…). Y eso que estoy dando por supuesto de que las 3h30 en internet son por motivos consistentes, aunque a la vista de lo de Facebook, lo dudo bastante.

Soy multitarea… (tengo que serlo) -> Pobrecita chica, cuánto estrés le supone oír música mientras navega por internet… Y eso que no es varón, que nosotros sólo podemos atender a una cosa a la vez.

Deberé US$20,000 tras mi graduación -> Mira, en esta le doy la razón. Tengo amigos que han estudiado en universidades privadas, y… ¡auch!

Soy una de las “suertudas” -> Vale, aquí también le doy la razón. Y también en todos los datos de la gente que hay en el mundo que no tiene ni qué llevarse a la boca. Y entonces me pregunto: ¿de qué coño se quejan estos niñatos?

En resumidas cuentas, después de ver el vídeo me quedo con la sensación de que esos hijos del tío Sam tienen una imagen de sí mismos del tipo “ay, pobrecitos nosotros”. Y alguien que, ¡como ellos mismos admiten!, tiene la suerte de estudiar en la Universidad (aunque se la sude y no vaya a clase), disponer de cultura gratis (¿biblioteca? ¡total, para ocho libros al año!), poder acceder a Internet (aunque prefiera ver en el Tuenti fotos de sus borracheras); que alguien con todas esas posibilidades se queje por poder hacerlo… me acaba de recordar esta frase.

Perpetrado por EC-JPR

abril 18th, 2008 a las 11:16 pm

Categoría: Educación, Opinión