Per Ardua ad Astra

Tanto gilipollas y tan pocas balas

El perro mecánico

6 comentarios

El perro mecánico es una invención de Ray Bradbury en su novela “Fahrenheit 451”. Traduzco del libro la definición que da del bicho:

El Perro mecánico duerme pero no duerme, vive pero no vive en su caseta, con su tierno zumbido, su tierna vibración, suavemente iluminada en una esquina oscura del cuartel de bomberos. La tenue claridad de la una de la madrugada, la luz de la luna a través de la gran ventana, tocaban aquí y allá el latón y el cobre y el acero de la bestia, que temblaba ligeramente. La luz parpadeaba en trozos de cristal de rubí y en los capilares sensitivos de esa nariz con pelillos de nylon que tenía la criatura, levemente trémula, con sus ocho patas dobladas bajo ella, apoyada sobre sus pezuñas de goma.
Las noches que la cosa se ponía aburrida, lo cual era casi siempre, los hombres se bajaban deslizándose por la barra de latón, ajustaban las combinaciones del sistema olfativo del perro y soltaban ratas en el patio del cuartel de bomberos.
Tres segundos después, la suerte estaba echada, la rata atrapada a mitad de camino del patio, agarrada con suaves pezuñas mientras una aguja de acero de diez centímetros emergía del morro del perro para inyectar cantidades masivas de morfina o procaína.

Lo tétrico del asunto es que el animalico de Bradbury puede atacar a cualquiera, siempre que se le programe la composición química de la presa. Y que es sigiloso, rápido, e infalible.

Vale, pues ahora veamos qué han inventito tiene la DARPA (la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados para Defensa):

Glups. Y, lo mejor, es que Bradbury escribió su novela… en 1953.

Perpetrado por EC-JPR

mayo 21st, 2008 a las 7:13 am

Categoría: Informática