Per Ardua ad Astra

Tanto gilipollas y tan pocas balas

Ministras, productos naturales y ahorro

18 comentarios

La ministra de Sanidad ha repetido que pretende desfinanciar ciertos medicamentos destinados a patologías leves (las negritas son mías):

Mato reconoció que baraja una desfinanciación de fármacos “obsoletos, de bajo valor terapéutico y de bajo precio que se puede pagar el paciente” y, en un desliz, que no tardó ni dos horas en convertirse en trending topic en las redes sociales, sugirió que ante esas desfinanciaciones el paciente “siempre puede acudir a algún producto natural” o incluso “sustituirlo por otro producto mejor”

Semejantes declaraciones han levantado ampollas. Sin embargo, ¿realmente van a cambiarnos el ecógrafo por ramitas de muérdago, como algunos han entendido? Yo creo que los tiros van por otro lado.

Volved a dejar esas piedras en el suelo y dadme un minuto para analizarlo. Punto uno: que el SNS deje de cubrir ciertos medicamentos. Sabemos que generalmente tiene poco que ver lo que dice el político con lo que después resulta en la realidad, pero demos por buenas las palabras de la ministra. Recuerdo que hay medicamentos como la cloperastina, la acetilcisteína o ciertos geles de antiinflamatorios que, a pesar de ser reembolsados por el sistema sanitario, tienen una efectividad, cuando menos, dudosa. ¿Qué problema hay pues en dejar de financiar medicamentos que aportan muy poco o nada? Así podríamos (teóricamente) “desviar” ese coste de oportunidad, destinando esos recursos a usos donde resultaran más útiles. Visto así, no suena mal, ¿no?

Y punto dos, la sugerencia de “poder acudir a algún producto natural”. Esta sería la parte discutible, pero es que no propone sustituir tratamientos que funcionan por otros que no: simplemente es cambiar algo inútil… por otra cosa igual. Si tienes gases, en vez de tomar una pastilla de simeticona, bébete una manzanilla. Con la diferencia de que entonces esa exigencia de medicalización de condiciones banales (gripes, hematomas) no la sufriría el bolsillo del contribuyente; suprimido el reembolso de medicamentos inútiles, el uso particular en su lugar de productos naturales sería un “impuesto” a la ignorancia o la superstición, como la lotería de Navidad. Si ahora alguien insiste en que le receten los sobrecitos naranjas para el catarro aunque el médico le asegure que no funcionan, yo estoy pagando su creencia de que así se cura antes. Si eso se desfinancia, el incauto que quisiera recurrir a un producto natural pensando que así va a recuperarse más pronto sería quien corriera con los gastos de sus exigencias.

En resumidas cuentas, y siempre según la interpretación personal que uno hace de lo que un periodista cuenta que la ministra dijo (como el juego del teléfono), no me parece que sea una idea como para llevarla a la horca; más bien al contrario, si se piensa fríamante, sí que puede servir para aumentar la eficiencia del sistema sanitario…

EDIT 22h30: Mira, para no saberlo, lo he clavado: Listado de medicamentos propuestos para que Sanidad deje de financiarlos

Perpetrado por EC-JPR

junio 26th, 2012 a las 10:16 pm

Categoría: Medicina, Opinión