Per Ardua ad Astra

Tanto gilipollas y tan pocas balas

Entradas de archivo para la categoría ‘Sordideces’

Cinéfilos

7 comentarios

DISCLAIMER: Contenido NSFW y no apto para menores

Aprovecho el bajón de visitas del fin de semana para que mi reputación no quede demasiado mancillada tras mostraros esta joya del séptimo arte. Se trata de una reliquia de más de ochenta años, un corto de animación titulado “Eveready Horton” (aka. “Buried treasure”), y sorprende, tanto por el hecho de que no la hayan quitado de YouTube (tras más de doscientas mil visualizaciones), como por los puntazos humorísticos que tiene (en su época no sé, pero ahora es para partirse). Disfrutadla:

Vía Orgasmatrix.

Perpetrado por EC-JPR

septiembre 27th, 2008 a las 1:48 pm

Categoría: Sordideces

Bacilos

23 comentarios

Después de mi última entrada, no quiero confundir a los lectores: en absoluto soy un machista. Simplemente quería compartir con todos vosotros un texto que me pareció gracioso. No obstante, para que no quede ninguna duda, voy a romper una lanza en favor de las mujeres, y de su refocile personal.

Todo el mundo sabe que los yogures son saludables. Son nutritivos, tienen calcio, y un montón de bichitos bacterianos que, según los de Danone, refuerzan nuestras defensas. Además, apuesto a que vosotros también sabéis que los yogures son yogures, y no leche, por los microorganismos que tienen; el yogur es simple leche de vaca a la que se ha añadido un puñado de bacterias, que sobreviven haciendo la fermentación láctica. Es decir, obtienen su energía de transformar la glucosa de la leche en ácido láctico.

De entre estas bacterias, a las que el yogur debe su textura y sabor, una de las principales es el Lactobacillus acidophilus (que, como podéis deducir, significa “bacilo de la leche al que le mola el ácido”).

Y bien, ¿qué coño tiene que ver esto con las mujeres? Exacto. Justo eso es lo que tienen en común. Que la flora vaginal es rica en bacilos de Döderlein. O, para los biólogos, Lactobacillus acidophilus. De hecho, son esos bacilos los que evitan muchas infecciones vaginales, gracias a la acidificación que producen en el medio y por competición de nicho ecológico.

Así que, volviendo al principio: que no se diga que soy machista. Chicas, ahora podréis decirles a vuestros respectivos lo de “Chupa, chupa, ¡que sabe a yogur!”.

Perpetrado por EC-JPR

junio 20th, 2008 a las 11:02 pm