Per Ardua ad Astra

Tanto gilipollas y tan pocas balas

Entradas de archivo para la etiqueta ‘autolisis’ tag

Terminología médica

8 comentarios

Muchas veces se dice que los matasanos empleamos un lenguaje enrevesado, con palabras crípticas, redactando informes con un vocabulario que sólo otro de nuestra calaña podría comprender. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La verdad es que, tras insultos como “colangiopancreatografía retrógrada endoscópica” se esconde un mecanismo de composición que nos permite, manejando unas pocas expresiones, referirnos a un amplio abanico de conceptos.

Como digo, el mecanismo es simple composición. Tomamos las raíces (creo que los de letras lo llaman lexemas) de palabras griegas, y las soltamos del tirón, sin coger aire, formando una palabra. Para ejemplificar esto me serviré de cinco casos. Se trata de palabras con una apariencia más o menos inocente, pero que realmente disimulan realidades, cuando menos, escabrosas.

Y antes de seguir: los de letras, mis muertos no tienen la culpa de que yo sea un hijo de la LOGSE. Así que perdonadme la vida y los fallos que cometa.


Idiopático

Procede de las raíces ἰδιος (ídios; peculiar) y παθο (pato; enfermedad). Literalmente, “enfermedad peculiar” o, con el significado que se le da, “enfermedad de causa desconocida”.

Puede ocurrir que la causa de la enfermedad sea desconocida porque realmente la ciencia la ignora, como es el caso del 93% de las hipertensiones arteriales, denominadas HTA esencial o idiopática. O también puede ser que el medicucho emplee esta palabra simplemente para camuflar su ignorancia. En este caso se aplicaría la definición de “idiopático” que da el Dr. House: «Idiopático significa que somos idiotas por no saber lo que le pasa al paciente»


Iatrogénico

Formado por dos lexemas: ἰατρóς (iatrós; médico) y γεν (gen; generar, producir). Es decir, una enfermedad causada por el médico, una enfermedad resultado de la acción médica.

Os regalo un ejemplo con una situación “basada en hechos reales”

    – Doctor, me operaron hace una semana de la mandíbula, y el caso es que llevo estos días sangrando muchísimo por la nariz…
    – No se preocupe, señora: eso seguro que es una epistaxis iatrogénica; en unos días se le pasará.

En esta situación, lo que realmente quiere decir el médico es:

    Señora, lo que a usted le pasa es por culpa de la operación. De hecho, el anestesista (fijo que era un residente), pensó que, ya que estaba, le podía limpiar todos los mocos de la nariz a base de hurgar con el tubito de intubación.

Pero, sin embargo, lo que entiende el paciente es:

    Aaaahh… vale

Nosocomial

Este palabrejo viene del latín tardío nosocomium, que a su vez procede del griego νοσοκομεῖον (nosokoméion; hospital de enfermos). Veréis que los de la bata blanca se refieren con este adjetivo a aquellas enfermedades (generalmente infecciones) adquiridas en el contexto hospitalario.

Como frikidatos al respecto comentaré que la infección nosocomial más común es la cistitis (infección de la vejiga), que ocurre hasta en un tercio de los pacientes ingresados, mientras que la más letal (y la segunda por incidencia) es la neumonía. Se da además la peculiaridad de que en los hospitales hay una flora bacteriológica propia; puro paradigma de la selección natural de la que hablaba Darwin, los bichillos que hay pululando por los hospitales son lo mejorcito de cada casa. Tanto es así, que la neumonía nosocomial tiene un tratamiento más agresivo que la neumonía comunitaria (vamos, la corriente y moliente).

No obstante, tampoco es para ponerse nervioso cuando volváis al hospital: afortunadamente todos cuentan con servicios de Esterilización y Antisepsia. Y os sorprendería el cuidado (casi paranoia) que se tiene con estos temas en los quirófanos.


Y llegamos ahora a mis dos favoritas: parece mentira cómo podemos referirnos a algo tan escabroso con dos palabritas tan inocentes… aparentemente.

Autolisis

En contra de lo que parece (y lo que dice la propia RAE), no es ningún proceso enzimático; αὐτο (auto; por uno mismo) y λυσις (lisis; descomposición), si los sumamos, nos dan un “suicidio”. Lo cual no deja de ser curioso, porque suicidio está formado de la misma manera que autolisis: sui (“de sí mismo”) + cidio (coedo, “asesinato”).


Éxitus

En ésta, sabiendo inglés, nos imaginamos el significado. Sin embargo, no procede del inglés sino del latín; exitus vitæ es el final de la vida, pues exitus, en latín, significa “salida, fin”. El uso que se le da en Medicina a esta palabra es obvio: muerte.

Y es que no me negaréis que queda más fino decir: “el paciente tuvo una neumonía nosocomial que culminó en éxitus” que “el paciente la ha espichado por una pulmonía que se ha cogido en el hospital”…

Perpetrado por EC-JPR

febrero 12th, 2008 a las 11:38 pm