Per Ardua ad Astra

Tanto gilipollas y tan pocas balas

Síntomas y signos

37 comentarios

Esta tarde estaba comiendo con la televisión de fondo, cuando he oído en las noticias esta frase: «(la mujer muerta) estaba estrangulada sobre la cama, con una cuerda en torno al cuello y presentaba síntomas de asfixia».

Entonces he pensado: o esta muerta no lo estaba del todo y aún hablaba, o la periodista no sabía la diferencia entre síntoma y signo. Por esta vez (y sin que siente precedente), no la culpo, dado que es algo que la gente ajena al mundillo desconoce. Pero como vosotros me leéis y sufrís, os merecéis que os cuente por qué un síntoma no es igual que un signo, para que podáis hablar con propiedad. En cuatro patás, y empleando mis palabras:

  • Un síntoma es una apreciación subjetiva que hace el paciente, y generalmente es cuantitativa (algo, bastante, mucho…).
  • Un signo es un dato objetivo que observa el médico, y generalmente es cualitativo (presente/ausente).

Por ejemplo: la disnea (“Doctor, me falta el aire”) es un síntoma, la cianosis (color azulado de piel y mucosas) es un signo. El dolor abdominal es un síntoma, la defensa a la palpación (“abdomen en tabla”) es un signo. El vértigo (sensación de movimiento) es un síntoma, el nistagmo (movimiento rápido de los ojos) es un signo. Y así, hasta llenar libros.

También he de decir que al hacer la anamnesis para diagnosticar una enfermedad debemos tomar nota tanto de los síntomas como de los signos; pero también os podréis imaginar que a los primeros se les da una fiabilidad “relativa”, mientras que los segundos son “palabra de Dios”.

Y ya, para terminar la frikicuriosidad, deciros que la semiología es la parte de la Medicina que estudia los signos y síntomas y su relación con la enfermedad. Así pues, un (muy) buen semiólogo tendría que ser capaz de diagnosticar una enfermedad sin pedir ninguna prueba complementaria. Y, de hecho, así es: una compañera me contó que tuvo la oportunidad de ver cómo uno de los ¿cuatro? catedráticos de Semiología en Argentina diagnosticaba una amiloidosis, una enfermedad rarísima, sólo por una palpación de la lengua.

Pues eso. A la cama no te irás…

Perpetrado por EC-JPR

octubre 3rd, 2008 a las 1:17 am

Categoría: Medicina

Etiquetado como , ,