Per Ardua ad Astra

Tanto gilipollas y tan pocas balas

Sedación: un deber moral

5 comentarios

No, no voy a analizar el caso Montes, porque no tengo elementos de juicio suficientes. La sentencia dice que no hubo mala praxis. Algunos hablan de un informe del Colegio de Médicos que no he conseguido encontrar (de hecho, lo más parecido que he visto sostiene una opinión algo diferente). Por otra parte, tampoco se puede negar que las opiniones de algunos están bastante bien fundamentadas y suenan coherentes.

En cualquier caso, como no tengo ni puñetera idea del tema, mejor no digo nada al respecto. Tan sólo me limitaré a echar un vistazo al Código Deontológico: esos cuarenta y un artículos que no sólo dicen lo que un médico debe y no debe hacer, sino que su violación puede conllevar incluso la inhabilitación permanente del galeno.

Así que abro el Código, y caigo en el Capítulo VII: De la muerte. Vamos al artículo 27, y leo:

Artículo 27

  1. El médico tiene el deber de intentar la curación o mejoría del paciente siempre que sea posible. Y cuando ya no lo sea, permanece su obligación de aplicar las medidas adecuadas para conseguir el bienestar del enfermo, aún cuando de ello pudiera derivarse, a pesar de su correcto uso, un acortamiento de la vida. En tal caso, el médico debe informar a la persona mas allegada al paciente y, si lo estima apropiado, a éste mismo.
  2. El médico no deberá emprender o continuar acciones diagnósticas o terapéuticas sin esperanza, inútiles u obstinadas. Ha de tener en cuenta la voluntad explícita del paciente a rechazar el tratamiento para prolongar su vida y a morir con dignidad. Y cuando su estado no le permita tomar decisiones, el médico tendrá en consideración y valorará las indicaciones anteriores hechas por el paciente y la opinión de las personas vinculadas responsables.
  3. El médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente, ni siquiera en caso de petición expresa por parte de éste.
Los dos últimos puntos son de cajón. Pero el interesante es el primero: en concreto, la parte subrayada. Esa de la que parece que muchos se han olvidado estos días, con todo el bullicio de noticias: que si sedación no, que si analgesia sí, etcétera.

Así que, si a alguien le quedaban dudas sobre si era ético dormir a un paciente terminal para que no sufriese, ahí tiene la respuesta.

Y es que, como dijo un sabio hace mucho:

El médico debe intentar curar. Cuando no pueda, aliviar. Y, siempre, consolar.

Perpetrado por EC-JPR

febrero 11th, 2008 a las 12:20 am

Categoría: Medicina

Etiquetado como