Per Ardua ad Astra

Tanto gilipollas y tan pocas balas

Cuando la Medicina se toca con la ciencia ficción: bolsas de la compra e infartos (revista Naukas nº3)

9 comentarios

Está a punto de publicarse el tercer número de la revista Naukas, en el que he tenido el honor de participar junto con grandes científicos y divulgadores como JM Mulet, Lucas Sánchez, Miguel García Álvarez o, qué carajo, cualquiera de los otros autores (francamente, a veces me pregunto cómo me dejaron entrar…). Hace semanas se inició un proyecto de financiación colectiva para su publicación que ha sido un éxito, y veinte días antes de que termine el plazo para poder conseguir la revista, quería compartir con vosotros una parte de mi artículo para animaros a que os hagáis con una copia. Como me dijeron una vez, «Aquí el más tonto hace relojes», y si os gusta mi texto sólo os digo que cualquiera de los demás son aún mejores.

Dicho esto, vamos al tema.

Bolsas de la compra e infartos

Stent recogido-extendidoPosiblemente sepas que el infarto de miocardio se debe a una obstrucción o la angina a una estrechez en las arterias del corazón: la sangre no fluye bien, y el músculo que nunca se cansa empieza a quejarse y a doler. Para tratar esto se «desatascan» las arterias: en 1977, a un pionero alemán, Andreas Grüntzig, se le ocurrió que inflando un globo en el interior se podía dilatar el vaso y mejorar el flujo a su través. Buena idea, pero con el paso del tiempo el vaso tendía a contraerse otra vez y deshacer lo logrado. Así que en 1986 se mejoró la técnica: ¿y si «apuntalamos» la arteria una vez abierta, colocando dentro una malla metálica, un stent? La eficaz idea ha salvado miles de vidas a fecha de hoy: sin embargo, por muy buenas que sean las aleaciones de cromo-cobalto que se usan, eso de tener en el corazón una trama de 3×20 mm de metal no parece muy fisiológico, que digamos… Un stent metálico desencadena una reacción inflamatoria en el tejido circundante, una «cicatriz» que puede volver a ocluir la luz del vaso. Esa malla metálica dificulta el poder poner otros stent por la zona, y ni hablar de si «enjaula» la salida de otro vaso: ¡olvídate de poder tratar un infarto en esa rama!

Cortes histológicos de vasos con stent AbsorbBien, ¿y si tuviéramos la opción de poner una malla que se absorbiera pasados los años? Algo que sólo estuviera ahí el tiempo imprescindible para que se estabilice la pared de la arteria, y que desapareciera mágicamente una vez que el vaso ya estuviera curado. Algo así como la bala de hielo de la película “Se busca”, pero que funcione de verdad.

Cambiamos de tercio. Salimos del laboratorio de hemodinámica y vamos a hacer la compra. Si frecuentas ciertos hipermercados de nombre francés habrás visto que desde hace un tiempo te dan (cobran) una bolsa con un tacto extraño, que dice que es biodegradable y hecha de patatas, y que desaparece en unas semanas haciendo que cuando la vuelvas a usar para llevar unas botellas acabe todo desparramado por el suelo. Esa bolsa se hace, esencialmente, con azúcares procedentes de la patata, el maíz o el trigo, fermentados con bacterias del género Lactobacillus para obtener ácido láctico, el mismo que da el sabor agrio al yogur. Dos moléculas de ácido láctico se unen (esterifican) para dar una de lactida, y ésta se polimeriza formando cadenas de ácido poliláctico de más de 100 kilodalton de masa. El material que sale de ahí es un termoplástico que dicen que nos librará de la dependencia del petróleo y que, en lo que nos ocupa, cuenta con la ventaja de degradarse fácilmente sólo rompiendo los enlaces éster y liberando ácido láctico, que los granulocitos de la sangre usarán como fuente de energía.

BVS Absorb a tamaño realEstas dos cosas tan dispares, stents y bolsas de la compra, se unieron en el año 2000 de manos de los doctores Igaki y Tamai, que publicaron los resultados de unos stents fabricados de ácido L-poliláctico, el mismo material de las bolsas de la compra. Es un plástico que, además, tiene la peculiaridad de recuperar su forma original expandida bajo ciertas condiciones de temperatura, con lo que una vez implantado en la arteria la mantiene abierta “activamente”. Y, por terminar de rizar el rizo, se pueden añadir en su fabricación aditivos como el everolimus para que el stent los libere progresivamente y así dificulte la formación de excesivas «cicatrices» en el vaso. Así que, dando una visión de perspectiva, tenemos una estrechez en una arteria coronaria que hace treinta años solo habríamos podido tratar rajando el esternón y puenteándola con otra arteria. Hoy, en cuestión de minutos podemos dilatar esa estrechez y mantenerla abierta con un »muelle» de un material que se disolverá una vez cumplida su misión, habiendo liberado antes una sustancia que controla el proceso de reparación de la arteria para que en unos pocos años allí no quede ni rastro de lo sucedido. No sé por qué los llaman Bioresorbable vascular scaffold, si «stent ninja» habría tenido mucho más gancho.

Perpetrado por EC-JPR

diciembre 14th, 2013 a las 5:24 pm

9 comentarios en 'Cuando la Medicina se toca con la ciencia ficción: bolsas de la compra e infartos (revista Naukas nº3)'

Suscríbete a los comentarios vía RSS o TrackBack a 'Cuando la Medicina se toca con la ciencia ficción: bolsas de la compra e infartos (revista Naukas nº3)'.

  1. Hola, muy interesante el artículo, enhorabuena por el regreso a los ruedos!

    Andres

    16 Dic 13 at 12:54

  2. @Andres:
    ¡Muchas gracias! :)

    EC-JPR

    16 Dic 13 at 17:12

  3. Muy bueno. Me encanta leer este tipo de avances es increíble los biomateriales y lo que se puede conseguir investigando y desarrollando, una pena que en España no se apoye la I+D.
    Bienvenido de nuevo se te echaba de menos por estos lares ;)
    Por cierto yo también he participado en el crowfunding y voy a recibir mi copia de la revista Naukas con muchas ganas de devorarla.

    Verobe

    18 Dic 13 at 10:26

  4. Ya se te echaba de menos por aquí EC-JPR.
    Me encanta tu forma de divulgar.

    ¡Un saludo!

    Iván

    10 Ene 14 at 04:42

  5. ¿Dónde se puede comprar la revista?

    Marisa

    10 Feb 14 at 22:15

  6. Todos los avances en medicina en general, y en cardiología en particular son maravillosos…. pero no debemos olvidar que lo más importante es la prevención primaria,,,es decir: evitar (que no siempre se puede aunque lo hagas perfecto) que esas arterias se estrechen.
    Es en la prevención donde nos deberíamos gastar más dinero.
    Un saludo!

    Shawn Crahan

    7 Mar 14 at 23:26

  7. Lo quieren hacer con bolsas del PRYCA, que son las que mejor resultado dan.

    Emiliano

    11 Mar 14 at 02:17

  8. Interesantísimo y en espera de más entradas!

    Rober

    12 Mar 14 at 14:46

  9. Hola! desgraciadamente tengo amplia experiencia en este tema.. De pequeña me desmaye despues de un tropezon con golpe en la mano, por pasear por zaragora en pleno sol de verano, en hinvierno por jugar demasiado con la nieve, porque se me cayera un diente de leche (sin ningun dolor), por inyecciones, etc,etc.. Ahora con 30 años es menos freqüente, 1 desmayo cada 2 años..siempre por dolor. Hoy mi marido me ha pescado al vuelo, la ultima vez me di de morros contra la pared estando sentada en el wc..que estampa!! jaja. Asi que si algun dia se investiga mas sobre esto, me presto voluntaria!!

    Gina

    30 Mar 15 at 18:01

Adelante, disfruta de tu minuto de gloria.

Y recuerda: The first rule about Fight Club is you don't talk about Fight Club.