Per Ardua ad Astra

Tanto gilipollas y tan pocas balas

¿Puedo contagiarme si estoy vacunado?

13 comentarios

VacunaciónYa son varias las personas a las que he oído preguntarse cómo es posible contagiarse de una enfermedad de la que has sido vacunado: parece ilógico, ¿no? Bueno, permitidme la comparación: un chaleco antibalas te puede salvar la vida, pero no evita que puedas morir de un tiro.

Las vacunas han sido uno de los mayores avances de la Salud Pública1. Permitieron erradicar la viruela, o que esta parte de Europa sea hoy zona libre de polio2 (a la espera de que desaparezca completamente, o de que los soplapollas antivacunas la hagan regresar). Salvan vidas cuando se administra a las personas apropiadas (un muerto menos por cada ciento y pico ancianos cardiópatas vacunados contra la gripe3). Pero no son un seguro a todo riesgo.

¿Qué es una vacuna? Resumidamente, una forma de entrenar al cuerpo para que se defienda contra determinados organismos. Queremos que nuestra policía inmunitaria nos defienda de los hooligans de cierto equipo, así que le enseñamos un hincha desarmado, la bufanda del equipo o una de sus bocinas, para que aprenda a reconocerlos cuando los vea. Cuando administras una vacuna persigues crear una memoria inmune que pueda desencadenar una respuesta contra el antígeno que estás administrando.

Atención al detalle: he dicho antígeno, no bicho. Si a la policía le enseño bufandas, buscará bufandas, si le enseño vuvuzelas, buscará vuvuzelas. ¿Qué significa esto? Ejemplo: el Streptococcus pneumoniae es un bicho del que existen multitud de serotipos (como las versiones de un mismo modelo de coche), serotipos que dependen de unos azúcares de su membrana. Estos azúcares son los que generan la respuesta inmune y, por tanto, los que se administran en la vacuna. En niños menores de dos años hay que administrar la heptavalente, que cubre los siete serotipos causantes de un ~80% de las infecciones4. Eso implica que hay un 20% de infecciones que no serán evitadas por la vacuna. ‘Menuda mierda’, podréis pensar. Pues no: el hecho es que la vacuna reduce notablemente la incidencia y las consecuencias de enfermedades neumocócicas (neumonía, otitis y meningitis)5,6. Pero bueno, que divago: el tema es que no tengo que esperar protección contra aquello que no estaba en la vacuna.

Y eso suponiendo que todo haya ido bien, porque la vacuna no siempre es inmunogénica. En otras palabras, vacunación no siempre implica inmunización. Sabréis que hay ciertas vacunas que se administran en varias dosis: el motivo es que unas no son tan «potentes» como otras (no es igual de duro inocular bichos atontados que azúcares de la membrana). Es el caso, por ejemplo, de la hepatitis B, donde no pinchamos virus sino el llamado «antígeno Australia», una de sus proteínas de envoltorio, obtenida por ingeniería genética. Además, aunque repinchemos al paciente hay un porcentaje variable de individuos que no desarrollan una respuesta suficientemente potente y que, por consiguiente, no están inmunizados. Mismo ejemplo: hepatitis B. En torno a un 10% no van a llegar a «seroconvertir», a inmunizarse (porcentaje que puede subir hasta el 50% si el paciente está inmunodeprimido).7,8

Por otra parte, la inmunidad no es perenne en todos los casos: hay vacunas en las que esa inmunidad decae con el tiempo9, y es el motivo por el que se revacuna contra el tétanos cada diez años (o se debería).

Asimismo, también hay cepas que pasan «bajo el radar»: es lo que sucede con la vacuna de la hepatitis B y la cepa mutante de escape del virus10. Y no obstante, con todas las pegas que le estoy sacando a la pobre vacuna, ha demostrado sobradamente su capacidad de reducir las infecciones por VHB en la población, e incluso la incidencia de hepatocarcinoma11.

Para terminar, indicar que no todas las vacunas tienen una finalidad de protección colectiva, pues no en todas procede aplicar la inmunidad de rebaño. Si se trata de bichos que están en el medio (su reservorio no es humano) y que no se contagian persona a persona, el que yo esté sin inmunizar sólo me afecta a mí. Es el caso del tétanos, por ejemplo.

Espero haberos contado algo que no supiéseis. Si tenéis alguna otra duda sobre las vacunas, os recomiendo que le echéis un vistazo a este detallado documento del CDC: Some Common Misconceptions about vaccination and how to respond to them. Para lo demás, el formulario de comentarios.

Bibliografía:
1: Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Impact of vaccines universally recommended for children–United States, 1990-1998. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 1999 Apr 2;48(12):243-8.
2: Poliomyelitis. Fact sheet nº 114. Geneva: WHO; 2010 [acceso 21 de noviembre de 2010]. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs114/en/index.html
3: de Diego C, et al. Effects of annual influenza vaccination on winter mortality in elderly people with chronic heart disease. Eur Heart J. 2009 Jan;30(2):209-16. Epub 2008 Nov 8.
4: Advisory Committee on Immunization Practices. Preventing pneumococcal disease among infants and young children. Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR Recomm Rep. 2000 Oct 6;49(RR-9):1-35.
5: Rodenburg GD, et al. Effects of pneumococcal conjugate vaccine 2 years after its introduction, the Netherlands. Emerg Infect Dis. 2010 May;16(5):816-23.
6: Giachetto Larraz G, et al. Costo-efectividad de la vacunación universal antineumocócica en Uruguay. Rev Panam Salud Publica. 2010 Aug;28(2):92-9.
7: Agladioglu S, Beyazova U, Camurdan AD, Sahin F, Atak A. Immunogenicity of recombinant hepatitis B vaccine: comparison of two different vaccination schedules. Infection. 2010 Aug;38(4):269-73.
8: Keating GM, Noble S. Recombinant hepatitis B vaccine (Engerix-B): a review of its immunogenicity and protective efficacy against hepatitis B. Drugs. 2003;63(10):1021-51.
9: Beran J, et al. Comparison of long-term (10 years) immunogenicity of two- and three-dose regimens of a combined hepatitis A and B vaccine in adolescents. Vaccine. 2010 Aug 23;28(37):5993-7. Epub 2010 Jul 15.
10: Dienstag JL, Isselbacher KJ. Acute viral hepatitis. En: Longo DL, Jameson JL, editores. Harrison’s Principles of Internal Medicine. 16ª ed. McGraw Hill; 2005. p.1826
11: Chang MH, et al. Decreased incidence of hepatocellular carcinoma in hepatitis B vaccinees: a 20-year follow-up study. J Natl Cancer Inst. 2009 Oct 7;101(19):1348-55. Epub 2009 Sep 16.

Perpetrado por EC-JPR

diciembre 3rd, 2010 a las 1:36 am

13 comentarios en '¿Puedo contagiarme si estoy vacunado?'

Suscríbete a los comentarios vía RSS o TrackBack a '¿Puedo contagiarme si estoy vacunado?'.

  1. Típico de la soberbia médica: el remedio no siempre es efectivo; tiene limitantes; reduce el riesgo pero no lo elimina; no hay garantías; a pesar de ello, es lo mejor de lo que disponemos. No como la humildad de las prácticas alternativas que ofrecen curarlo TODO de forma absoluta, porque su solución es la Verdad Revelada. Oh, wait… 😛

    Ya en el tema, entonces ¿qué factores intervinieron en la erradicación de las enfermedades erradicadas? ¿Que los bichos eran todos iguales y muy tontos para variar? Y con todas esas limitantes, ¿cómo se busca una vacuna para esos bichos que se cambian más que un político convenienciero (como entiendo son la gripe y el SIDA)? Porque si sale una vacuna, al rato debería dejar de servir, ¿no?

    En fin, gracias por contarme cosas que no sabía (como el matiz de los antígenos reconocidos).

    gt7h1

    3 Dic 10 at 05:09

  2. […] This post was mentioned on Twitter by Carlos Velasco and Magufos, twittter bot. twittter bot said: Per Ardua ad Astra > ¿Puedo contagiarme si estoy vacunado?: Ya son varias las personas a las que he oído pregunt… http://bit.ly/eg9xiy […]

  3. […] ¿Puedo contagiarme si estoy vacunado? perarduaadastra.eu/2010/12/puedo-contagiarme-si-estoy-vac…  por beosman hace 4 segundos […]

  4. Las vacunas, ¿La solución?…

           Ya son varias las personas a las que he oído preguntarse cómo es posible c……

  5. Esto me ha recordado al post de «Porque una analítica anormal es normal». Por aquello de que no se encuentra lo que no se busca. Y al igual que en una analítica solo encuentras lo que buscas, en una vacuna se protege de lo que lleva la vacuna.

    Pero tienes que tener en cuenta, que los Trolls y todos aquellos que desconfian de las vacunas o de lo que dice la ciencia, son personas que necesitan respuestas absolutas o si no, su mundo se hunde.

    Por eso no encuentran respuestas en la ciencia, ni en la medicina ni nada que se le parezca. Porque de repente le hablas de probabilidades, y le recuerdas su falta de control sobre el mundo. Y todo aquello que no haga las cosas de forma absoluta, no funciona, y por lo tanto, ¿para que usarla?

    ¿Evita una alarma que roben en tu casa? Pues será efectiva como elemento disuasorio con un 70% de los delincuentes. Será efectiva como sistema de seguridad activa (que entren a robar pero la policía les detenga sin más problema para el usuario que unos cuantos desperfectos materiales) en un 20% de los casos. Y habrá un 10% de casos en los que el ladrón entrará, se llevará todas las cosas de valor, y para colmo te meterá un par de ostias. ¿Justifica esto poner una alarma en tu casa? Sería también un buen equivalente.

    Un saludo.
    Pd: Para los que todavía no lo sepan, un chaleco antibalas no te protege de un tiro en la cabeza, y si te pillan con el brazo levantado en el metro, dejas al descubierto la vena subclavia. Y solo unos pocos modelos (que por cierto son incómodos de cojones, y nunca mejor dicho) cubren los testículos. :P. Pero su efectividad es del 98%, dado que a más de 5 metros acertar a alguien en movimiento en la cabeza o en los huevos es chungísimo…

    Enrique

    3 Dic 10 at 12:07

  6. Muchas gracias por el post, tiene mérito que sigas manteniendo un tono respetuoso ante la gente que comenta gilipollleces sobre las vacunas.

    Andres

    3 Dic 10 at 12:19

  7. @gt7h1:
    Los requisitos para que una enfermedad sea erradicable son (acabo de mirarlo, porque me faltaba uno):
    – No tener reservorios no humanos (el tétanos, que está en el medio, no sería pues erradicable).
    – Debemos ser capaces de conseguir una inmunidad efectiva y duradera: imposible si hay chococientas cepas del bicho (como con el neumococo) o si directamente no podemos inducir la producción de anticuerpos contra él (como pasa con hongos o protozoos).
    – La infección tiene que poder ser fácilmente diagnosticable y tratable. Si alguien va regalando virus durante años antes de que podamos localizarle (vg. VIH), no hay manera de detenerlo. Y si no hay forma de que deje de ser contagioso (vg. VIH, hepatitis C), tampoco.
    Todo esto se cumplió en el caso de la viruela: la vacuna era efectiva, la infección cantaba a la legua (bastaba con enseñar una foto, ¿has visto a alguien así?), la enfermedad era «tratable» (se curaba sola), y se transmitía de persona a persona.
    Y como bien dices, en el caso de la gripe las vacunas «dejan» de servir cada año, por eso cada temporada se hace una nueva con las cepas concretas. Es verdad que existe algo de inmunidad cruzada, pero la protección no es tan eficaz.

    @Enrique:

    todos aquellos que desconfian de las vacunas o de lo que dice la ciencia, son personas que necesitan respuestas absolutas o si no, su mundo se hunde. Por eso no encuentran respuestas en la ciencia, ni en la medicina ni nada que se le parezca. Porque de repente le hablas de probabilidades, y le recuerdas su falta de control sobre el mundo.

    Nunca lo había pensado así: me gusta tu punto de vista 🙂 ¡Gracias!

    @Andres:
    ¿Te parece respetuoso? Vaya, gracias 🙂 Es que a veces, cuando hablo de estos temas y veo las sandeces que sueltan algunos… no puedo evitar salirme de mis casillas 😳

    EC-JPR

    5 Dic 10 at 03:06

  8. Me alegra que te guste el punto de vista. Ya hace bastante tiempo analicé un poco sobre él. Pero creo que por esta vía tenémos parte de la respuesta para este tipo de comportamientos.

    http://ioateum.blogspot.com/2008/12/porque-creemos-en-dios-i.html

    Un saludo.

    Enrique

    13 Dic 10 at 10:28

  9. Hola, hasta no hace mucho nunca me había planteado el dudar acerca de las vacunas, y en los últimos años entre los escándalos varios (gripe A, papiloma…) la desinformación que tengo… me han llevado a la necesidad de leer ante las dudas.

    Pero hay mucha información, tanto a favor como en contra (aunque se encuentra más información a favor). Y no acabo de ver las cosas claras :S, con lo que sigo leyendo. Y aprovecho para lanzar unas preguntas.

    Recientemente me he encontrado esto:

    http://www.elblogalternativo.com/2011/02/09/80-medicos-estadounidenses-contra-las-vacunas-documento-del-international-medical-council-on-vaccination/

    Donde generalizan y meten en el cajón a todas las vacunas. Imagino que el sistema de vacunación norteamericano será distinto del español. Y por otro lado parece que critican todas las vacunas un poco gratuitamente, sin hacer análisis de los casos de vacunaciones exitosas y de todas las enfermedades que se han prevenido.

    Por otro lado leyendo de aquí:

    http://www.migueljara.com/2010/12/29/la-libertad-de-vacunacion/

    ¿Hay un conjunto mínimo de vacunas que son más fiables? (o que se recomienda ponerselas todo cristo por seguridad como poco), como son el sarampión, hepatitis B, rubeola… y el resto no son tan recomendables?? (o según el caso de cada paciente).

    Siento hacer preguntas tan insultantemente básicas, pero una gran mayoría de la población de este país no sabe porque se pone vacunas o no se las pone y tampoco sabe decir porque.

    Yo me incluyo como otro desinformado más :S

    ¿Alguna lectura/s recomendable/s al respecto?

    Gracias de antemano.

    skeksix

    7 Mar 11 at 02:29

  10. Buenas, skeksix.

    Como nunca había oído hablar del «International Medical Council on Vaccination (IMCV)» que citan en el artículo, me he puesto a buscar información.

    La primera en la frente:
    uno de sus mayores argumentos contra las vacunas es que causan autismo. Aquí puedes echar un vistazo a su metodología: comparan el número de niños diagnosticados de autismo en la población general con «el número de diagnosticados en comunidades no vacunadas». Hmf… levanto una ceja… y la otra: dos de las comunidades no vacunadas son Amish (rechazan todo lo externo, en casos extremos incluso la asistencia médica…), supongo que ves por dónde voy. La otra es Homefirst Health Services (eso lo dejo para después).

    Por si eso no fuera suficiente, podemos echar un vistazo a las «referencias» que usan para defender el número de casos en cada comunidad: entradas a blogs (ni un sólo artículo de revista científica). Comparando sus datos con los de otras fuentes (Centers for Disease Control and Prevention)… no coinciden.

    De todas formas, supongo que ya sabrás que el estudio que relacionaba la triple víruca con el autismo es un fraude.

    Y, aún así, ese organismo sigue defendiéndolo -e incluso expandiéndolo a todas las vacunas- (lo que enlacé antes estaba firmado por su presidente).

    En su página oficial encontré la «Junta directiva» (traducción aproximada), así que he hurgado un poco por Google para ver si me inspiran confianza.

    Hm… al menos dos de ellos (Mayer Eisenstein y Jane Donegan) han tenido relación con los juzgados, el primero por mala praxis y la segunda por dar datos falsos cuando actuaba como experto en un juicio.
    Por cierto, que Eisenstein es el «jefe» de «Homefirst Health Services», la otra fuente de datos para el «estudio» del autismo.

    Sobre lo segundo que comentas, se lo dejo al autor del blog, que me parece que tiene los datos más a mano.

    Y lecturas recomendables… no lo sé, la verdad: el único consejo que puedo darte es que te andes con pies de plomo. No todos los estudios están bien hechos, y no todas las fuentes tienen la misma credibilidad (ya has visto al IMCV).

    Bueno, ahora que lo pienso hay un libro que está muy bien (no exactamente sobre vacunas): Testing treatments: better research for better healthcare. No sé si hay versión en español.

    Emtochka

    7 Mar 11 at 19:05

  11. 🙁 No le caigo bien al filtro de spam del blog, tengo que dejar de poner tantos enlaces. Mientras decide si me perdona o no (snif) y publica mi otro comentario, voy escribiendo la buena nueva: he encontrado el libro que recomendé antes (o después, según vaya a quedar) en español y legalmente gratis.

    Emtochka

    7 Mar 11 at 19:10

  12. @skeksix:
    Hmmm… Buenas preguntas, y difíciles de contestar sin alargarme demasiado (lo siento, pero mañana me levanto a las 8.00 😳 ).
    Respecto al primer enlace, Emtochka ya ha analizado quiénes son y por qué son tan poco creíbles. Permíteme que, por mi parte, te dé un par de argumentos de la misma calidad de los que ellos vierten:
    – Las vacunas contienen agua, que en grandes cantidades puede provocar la muerte por asfixia.
    – Se inyectan con agujas fabricadas de acero, el mismo material que recubre las balas anticarro.
    Creo que ves por dónde voy 😉 Es más, simplemente en el primer párrafo disparó todas mis alarmas:

    113 diferentes tipos de gérmenes en partículas, de 59 sustancias químicas diferentes, 4 tipos de células animales y albúmina humana procedente de tejidos de fetos humanos abortados

    ¿113? Joder, ¡para cuántas enfermedades se vacunan! 😛 Asimismo, en la inmensa mayoría de vacunas (gripe, hepatitis B, tosferina…) no se inyectan bichos, sino fragmentos purificados de los mismos, sintetizados incluso mediante ingeniería genética, como es el caso de la vacuna contra la hepatitis B. ¿59 sustancias químicas? Prefiero no saber todas las que hay en un plato de garbanzos 😉 ¿4 tipos de células animales? Ninguna vacuna contiene células animales (miento: la de la rabia… ahora no estoy seguro). Algunas se cultivan en células animales, como la de la gripe en embriones de pollo, pero en el procesamiento se purifica y fragmenta. Es como decir que en tu barra de pan hay tierra porque se emplea harina que sale del trigo cultivado… en tierra 😉 Y la albúmina se obtiene de la sangre que algunos donamos, no de embriones 🙂 De hecho, los fetos abortados no se reutilizan, sino que han de eliminarse como residuo médico (si te interesa la normativa concreta, podría buscarla).

    Respecto a tu segunda duda, intentaré ser más breve: las vacunas que existen actualmente en el mercado son eficaces. Es decir, todas ellas reducen en mayor o menor medida las probabilidades de contagio y desarrollar la enfermedad. El problema es que algunas no son eficientes como medida de salud pública o tienen un gran coste de oportunidad. ¿Qué significa esto? Que la vacuna en cuestión sí que evita casos de la enfermedad pero, o bien la enfermedad es tan rara que no resulta económicamente rentable (cuesta demasiado dinero salvar una vida), o bien habría mejores formas de gastar ese dinero. Y por eso se las critica: el problema de la vacuna del VPH no es su uso, sino su financiación pública (¿no se habrían podido salvar más vidas regalando cascos para la bici o la moto, por ejemplo?).

    Dado que pones dos ejemplos, permíteme comentarlos. La vacuna del VPH no ha tenido tiempo de demostrar sensu stricto disminuir la incidencia de cáncer de cérvix, pues este tiene una latencia de varias décadas. No obstante, sí ha demostrado disminuir la incidencia de lesiones precancerosas: estrictamente no es lo mismo, pero no se te escapará que no puedo llegar a B sin pasar por A 😉
    Y, respecto al caso de la vacuna contra la gripe A, pasaré por alto todo el tema del puterío económico para centrarme en la evidencia. Y esta es que la vacuna contra la gripe puede llegar a salvar una vida por cada cien vacunas, cuando se aplica en los grupos apropiados (en este caso, mayores de 65 años con enfermedad cardíaca). Si tenemos una vacuna contra una cepa concreta del virus, su eficiencia dependerá de cuán común sea esa cepa del virus. He ido a buscar ahora los datos a la web del ISCIII y estaba caída: no obstante, si la memoria no me falla, la prevalencia del virus de la gripe A (A/California/04/2009 [H1N1]) alcanzó el 95% algunas semanas (y otras no pasó del 10%). Volviendo al principio: si la vacuna de la gripe «normal» es tan rentable, y tenemos una vacuna contra una cepa común de gripe… Blanco y en botella, ¿no te parece? 🙂

    Respecto a la lectura que pides, permíteme dos recomendaciones:
    Esta, una traducción de un texto original del CDC, sobre errores comunes acerca de las vacunas.
    El libro rosa (en inglés, aquí los pdf de la versión anterior), un manual algo más técnico sobre las enfermedades para las que existen vacunas.

    Espero que entre Emtochka y yo te hayamos aportado algo 🙂

    @Emtochka:
    Muchas gracias por el trabajo de investigación 🙂 ¡Y por la recomendación bibliográfica!

    EC-JPR

    8 Mar 11 at 02:32

  13. O sea q no me aseguro de no contagiarme por muy vacunada que pueda estar? Oh my God!!!

    Romina

    9 Feb 16 at 00:05

Adelante, disfruta de tu minuto de gloria.

Y recuerda: The first rule about Fight Club is you don't talk about Fight Club.